Cómo garantizar la continuidad de negocios en tiempos de COVID-19

 

La continuidad de negocios se encuentra en el ojo de la tormenta. La crisis global originada por la pandemia de COVID-19 puso a prueba a los sistemas empresariales, y las operaciones se vieron gravemente afectadas en todas las industrias como nunca antes.

Pequeñas, medianas y grandes empresas se vieron obligadas a escalar su infraestructura para lidiar con el aumento del tráfico en sus canales digitales, afrontar las crecientes amenazas cibernéticas y amoldarse al trabajo remoto.

En este contexto, los líderes técnicos necesitan asegurarse de que cuentan con la tecnología necesaria para adaptarse a las circunstancias adversas.

En este artículo, vamos a analizar desde el punto de vista de la tecnología cuáles son, para nosotros, los tres pilares fundamentales para garantizar una continuidad de negocios en tiempos de COVID-19.

 

Internet y redes: la columna vertebral

 

Sin dudas, Internet se convirtió en un recurso indispensable para la vida de las personas y las empresas. Debido a la crisis del coronavirus, varios modelos de negocios tradicionales debieron reinventarse para responder a la creciente demanda de opciones de compras en línea, banca online y entretenimiento desde casa.

Al mismo tiempo, escuelas y universidades debieron garantizar la continuidad de los planes de estudio a través de plataformas digitales, y empresas de diversas industrias adoptaron el teletrabajo como recurso clave para seguir operando.
 

En este marco, desde el inicio de la pandemia, la demanda global de servicios de banda ancha se disparó como nunca antes. Algunos operadores experimentaron un aumento de hasta un 60% en el tráfico de Internet en comparación con períodos anteriores. 

Picos de tráfico IXP por país en el período de septiembre 2019 a marzo 2020. Fuente: OECD en base a datos de Packet Clearing House.

Si bien los operadores de red y proveedores de contenido lograron mantener con éxito sus servicios utilizando su capacidad existente, la crisis deja en claro una cosa: resulta imprescindible adoptar medidas adicionales en el corto plazo para mejorar la estabilidad y la resistencia de la red, y reducir la brecha digital.

Para entender mejor qué tan expuesta se encuentra la continuidad negocios en materia de conexión a Internet, te recomendamos que analices los siguientes aspectos:

  • Qué tipo de conexión estamos contratando, la trayectoria técnica y operativa con la que cuenta nuestro proveedor.

  • Cuál es la infraestructura tecnológica de tu proveedor de servicios.

  • Cuáles son las principales diferencias entre los distintos tipos de conexión que ofrecen. En este punto es fundamental analizar cada una y comparar.

  • Qué contrato ofrecen nuestros proveedores en términos de tiempos y plazos.

  • Qué SLA (Service Level Agreements) ofrecen. Es decir, los niveles de servicios que nos prometen.

  • En la medida de lo posible, contar con acceso a un benchmark de mercado.

Trabajo remoto: adaptándose a la nueva normalidad laboral

 

Hace unas semanas, hablamos sobre trabajo remoto en otro post. Si estás interesado en este tema, te recomendamos que leas ese artículo para complementar las cuestiones que vamos a abordar a continuación.

La pandemia de COVID-19 fue que obligó a miles de empresas a incorporar el trabajo remoto en muy poco tiempo. Si bien esta migración se dio, en términos generales, de una forma razonablemente buena dadas las condiciones, para tener éxito a largo plazo se necesita un enfoque estructurado, una inversión significativa y un cambio en la cultura corporativa.

Veamos algunos aspectos a tener en cuenta:

  • Prepararse para el trabajo remoto, ahora y en el futuro: esto significa continuar escalando y expandiendo las plataformas de conectividad y colaboración, incluyendo herramientas de videoconferencia y gestión de proyectos para que los empleados se conecten y trabajen de forma remota. Al mismo tiempo, esto implica también capacitar a la fuerza laboral y comunicar mejores prácticas y casos de uso ideales.

  • Garantizar la infraestructura para el trabajo remoto: garantizar una infraestructura adecuada requiere cambios profundos de seguridad, ajustes estructurales y una inversión significativa. También requiere del compromiso de todos los empleados para navegar de forma segura por sus herramientas de trabajo.

  • Usar las herramientas adecuadas para una buena migración: al elegir las herramientas para implementar el trabajo remoto, es importante mirar primero lo que ya está disponible en el mercado. Existen soluciones efectivas que las empresas pueden instalar y que contienen todas las funcionalidades necesarias. En este punto, es importante tener en cuenta las necesidades de la empresa. Cada cultura empresarial es diferente y puede necesitar diferentes herramientas para mantener un alto nivel de productividad. El siguiente paso es capacitar a los empleados, escuchar los comentarios, y mejorar en donde sea necesario.

 Seguridad: el elefante en la habitación

 

Probablemente, una de las consecuencias indirectas más graves de la pandemia en el mundo digital fue el aumento significativo de amenazas de seguridad informática y ataques de phishing, malware y ransomware.

Si bien ya antes de la crisis las PyMES eran cada vez más blanco de ciberataques debido a la falta de soluciones integrales de seguridad, se estima que en la actualidad los ataques de phishing alcanzaron su nivel más alto en los últimos tres años. Sumado a esto, la adopción del trabajo remoto a gran escala y el mayor uso de los servicios en línea exacerbaron los riesgos.

Fortinet reportó un promedio de aproximadamente 600 campañas de phishing por día en marzo de 2020.

Si bien no existen soluciones infalibles para este problema creciente, resulta vital que las empresas puedan identificar las amenazas de ciberseguridad y gestionar eficazmente sus sistemas de información como parte de sus planes de continuidad de negocios.

A continuación te dejamos algunas recomendaciones sobre las acciones que podes tomar para mejorar la seguridad de tus sistemas:

  • Asegúrate de que tu fuerza de trabajo utiliza un equipo con un Sistema Operativo licenciado, activado, actualizado con la última versión estable disponible.

  • Cada puesto de trabajo debe contar con un software antivirus licenciado y actualizado.

  • Asegúrate de que cada usuario cuenta con una contraseña única y segura. Acá te dejamos algunos consejos de Google para crear contraseñas seguras.

  • Usa siempre conexiones Wifi seguras, con contraseñas robustas.

  • Asegúrate de que cada terminal se conecta a los recursos de la empresa únicamente por medio de una VPN.

  • Usa siempre una autenticación de dos factores en todas las aplicaciones que incluyen esta opción.

Podemos ayudarte a garantizar la continuidad de negocios

 

En CUBE podemos ayudarte a evaluar las capacidades instaladas de tu empresa y crear un plan adecuación elaborado en base a las necesidades particulares de tu negocio. ¿Queres saber más? mira Especial servicios COVID-19

O completa el siguiente formulario: