¿Gastamos o invertimos? La importancia de una buena estructura IT

Este artículo lo escribí y publiqué en febrero de 2014. A pesar de eso, aún hoy tiene plena validez porque apunta a un problema recurrente en el ecosistema PyME argentino: por qué invertir en estructura IT. Hoy en día, en medio de la dura crisis sanitaria y económica de la pandemia del COVID-19, este post pareciera haber cobrado más vigencia que nunca.

Nuestro trabajo es una de las ocupaciones diarias que más tiempo demanda. Las personas que cumplen un horario de tiempo completo durante todo el 2020 van a trabajar aproximadamente 2160 horas. Es mucho, ¿no?

La pregunta que surge, entonces, es: ¿por qué pareciera a veces que muchas empresas no se preocupan realmente por asegurarse de que esas horas sean lo más eficientes y productivas posibles?

En Argentina, en muchas compañías que ofrecen servicios digitales solemos escuchar de manera frecuente comentarios como:

"Ahora estoy sin sistema, no puedo hacer nada"
"No tengo Internet"
"No me funcionan los e-mails, te lo envío cuando se solucione"

Al mismo tiempo, a la hora de tomar decisiones estratégicas sobre invertir en mantenimiento o mejorar la infraestructura tecnológica de la empresa, solemos escuchar excusas del tipo:

"No es momento para cambiar la PC de Juan"
"Esperemos a que el servidor aguante lo más posible"
"Gastemos lo menos posible en insumos"
"No hay presupuesto para licencias, vean si lo podemos bajar trucho"

Estoy absolutamente convencido de que, en ambos casos, se trata simplemente un tema cultural, nada más y nada menos. Y eso puede tener graves consecuencias para el negocio.

Los problemas de no invertir en estructura IT

 

En Argentina, la mayoría de las veces, los departamentos de IT en pequeñas y medianas empresas son vistos por sus directivos como un centro de gasto y no como una posibilidad de inversión.

Un entorno mal configurado o sin el mantenimiento adecuado puede desembocar en problemas de rendimiento o la total pérdida del servicio, con sus evidentes repercusiones económicas por los incumplimientos de acuerdos de nivel de servicio.

La importancia de la tecnología en el mercado actual

 

Hoy en día, vivimos en un mercado digital revolucionado, marcado por una demanda creciente que se ha multiplicado en el contexto de la pandemia de COVID-19. En este contexto, contar con una infraestructura tecnológica adecuada se convirtió en un requisito estratégico fundamental para posicionarse de manera competitiva en la economía moderna.

Actualmente, la tecnología cumple un rol esencial para alcanzar objetivos de negocio como el crecimiento, la eficiencia operativa y la reducción de costos. En este sentido, la inversión en IT se torna impostergable para cualquier empresa que desea crecer y consolidarse.

No obstante, invertir sin un plan de acción no alcanza.

En primer lugar, debemos considerar las tecnologías que ya están en operación en nuestro negocio, evaluar cómo las estamos usando y entender de qué manera podemos mejorar su rendimiento e interconexión. En base a esta evaluación inicial, podemos pasar al segundo paso que es definir un plan de escalamiento progresivo a futuro.

 Beneficios directos de invertir en IT

 Invertir en IT incluye una serie de ventajas con un claro ROI para tu negocio. Algunas de las más importantes son:
  • Reducción de los costos originados por las pérdidas de servicio o bajo rendimiento.
  • Reducción de los costos por retrasos en las puestas en producción.
  • Ahorro en las horas de trabajo del personal de IT en mantenimiento y resolución de problemas.
  • Ahorro en consultores externos, cuyo costo por hora en situaciones críticas es mucho mayor que un soporte anual empaquetado.

gráfico de estructura IT

 Qué deberías tener en cuenta para hacer inversión tecnológica inteligente

A la hora de planear una inversión en la estructura de IT de tu negocio es importante hacerlo de manera estratégica, teniendo en cuenta la capacidad instalada y las posibles áreas de mejora. A continuación, te damos algunos consejos para llevar adelante una inversión inteligente:

  • Considerá las necesidades tecnológicas particulares de tu compañía en base a los objetivos de tu plan estratégico. Tené siempre presente de qué manera las tecnologías pueden ayudarte a hacer más eficientes tus operaciones.
  • Hablá con tu personal de IT para analizar las mejores acciones a tomar. No obstante, también consultá la opinión de los equipos que van a hacer uso de la tecnología en el día a día. Ellos saben mejor que nadie las dificultades que atraviesan y las soluciones que se requieren. Es posible que incluso ya estén informados de las novedades tecnológicas que pueden serles de utilidad y mejorar su productividad.
  • Analizá diferentes opciones de inversión no sólo basándote en el presupuesto, sino también en las ventajas para tu estructura de IT. Lo mejor es que centres tu decisión en los beneficios que te pueden aportar determinadas tecnologías, en lugar de pensar únicamente en los costos de implementarlas.

Palabras finales

 

Hacer un cambio profundo en la infraestructura de tu negocio requiere antes que nada de un cambio cultural profundo. Cuando dejemos de considerar la estructura de IT como un gasto y comencemos a verla como una inversión para el crecimiento nos daremos cuenta de su importancia para la expansión del negocio.

Hacer una mala o una buena inversión requiere exactamente de la misma cantidad de tiempo. El problema, en realidad, radica en que hacer una mala inversión genera problemas a futuro con los que tarde o temprano vas a tener que lidiar.

En CUBE podemos ayudarte a evaluar las capacidades instaladas de tu empresa y crear un plan adecuación elaborado en base a las necesidades particulares de tu negocio. ¿Queres saber más? conoce nuestras Soluciones de Infraestructura Tecnológica

Ponte en contacto con nosotros